las reglas del surf

Aprende las reglas del surf: Un código de conducta para prevenir incidentes

Como principiante, tus primeras experiencias de surf pueden ser o muy buenas, o muy malas… Además de estar en un nuevo entorno, hay otros surfistas en el agua que tienen diferentes niveles de experiencia. Comúnmente oímos a los principiantes decir: «Estoy asustado, no quiero estorbar a los demás», «No quiero tomar la ola de otro», o «No quiero dañar el equipo de otros surfistas», etc.

Las 10 reglas siguientes aclararán lo que llamamos «El Dogma del surf»: varias reglas no escritas diseñadas para mantener a los surfistas a salvo y mantener una buena atmósfera en el mar.

Así pues ¡vayamos con las reglas del surf!

1. Elije el punto de surf adecuado

Los surfistas de habla inglesa tienen una expresión: «En caso de duda, no remes«.

El surf puede ser una de las experiencias más agradables de tu vida, pero tienes que ser honesto contigo mismo y con tu experiencia. Este deporte se practica en el océano, por lo que puede ser muy peligroso estar en condiciones de olas para surfing experto.

Tienes que elegir los lugares adecuados para tu nivel. Algunos puntos tienen olas verticales y poderosas, mientras que otros puntos ofrecen olas más pequeñas y suaves. El tipo de olas depende tanto del punto de surf como de las condiciones específicas del día. Elegir un punto de surf para principiantes y leer el pronóstico de surf a veces puede parecer complicado.

Lo ideal sería que surfearas con un amigo experimentado o un entrenador de surf durante tus primeras sesiones de surf.

  • Olas huecas y poderosas para surfistas experimentados. Se necesita un buen nivel de surf para mantener el control en estas olas porque generan mucha energía. Un «wipe out» (caída) en una ola como esta podría ser una experiencia traumática para alguien inexperto. En el mejor de los casos…
  • Pequeñsa olas de suave inclinación para principiantes. Estas olas son mucho más suaves y se rompen con menos potencia. Caer en este tipo de ola es generalmente seguro.

2. No te dejes caer a la ligera

«El surfista más cercano al pico tiene el derecho de paso«.

Después de la práctica en la «espuma», comenzarás a surfear «olas verdes» (olas que aún no han roto). A menudo habrá varios otros surfistas en el mismo lugar de surf, queriendo coger las mismas olas que tú. Como principiante, no siempre es fácil identificar las olas a las que tienes «derecho» y las que pertenecen a otro surfista.

La regla general es que tiene prioridad el surfista con mayor potencial de surfing. Esto significa que el surfista más cercano a la cima o pico (1ª parte para romper en una ola) tiene el derecho de paso, ya que es el que va a surfear el hombro de la ola durante la mayor distancia.

Por ejemplo, cuando nadas con la intención de ir a la izquierda en una ola, y el «Surfer A» de la derecha nada por la misma ola, el «Surfer A» tiene el derecho de paso. Se le permitiría entrar en la ola sólo si ese surfista no la coge o si se cae de su tabla. En otra situación, si el «Surfer B» está nadando a tu izquierda, tendría que esperar y ver si coges la ola antes de entrar.

Las Drop Ins están mal vistas, ya que los surfistas experimentados quieren poder surfear partes específicas de las olas, lugares que son demasiado estrechos para 2 surfistas. En esta situación, el surfista A no puede surfear la ola como quiere, ya que podría chocar con el surfista B.

Variaciones y excepciones

Si un surfista ya está de pie, incluso si estás más cerca de la cima, no hagas un despegue tardío entre el surfista y la cima. Aunque tu tienes el potencial de surfing, el primer surfista en pie debe tener prioridad.

Si estás 100% seguro de que un surfista no hará la sección. A veces los surfistas atrapan una ola, pero no llegan a la sección, quedan atrapados en la espuma o se caen de la tabla. Si estás 100% seguro de que un surfista nunca llegará a ti, puedes teóricamente entrar en la ola.

¡Cuidado! Como principiante, tu falta de experiencia puede hacerte pensar que una sección es imposible de atravesar, pero los surfistas experimentados son más rápidos y ágiles de lo que piensas. En caso de duda, no nades en la ola de otro.

Algunas olas pueden ofrecer tanto una izquierda como una derecha. En este caso, dos surfistas diferentes pueden «dividir el pico» y cada uno surfea en su lado respectivo.

También hay que tener en cuenta que nadar excesivamente en el brazo cuando un surfista ya está metido en una ola puede arruinar su trayectoria. Y no sabes cuanto jode eso…

Cómo evitar las caídas

Por accidente, probablemente harás algunos «Drop Ins» en otros surfistas al menos unas cuantas veces en tu vida. Le pasa a todo el mundo. Aquí hay 3 consejos para limitar estos incidentes:

  • Mira el pico siempre. Cuando remes para coger una ola, siempre mira a la cima para ver si alguien más tiene el derecho de paso o esta surfeando ya. Si «mirar al pico» es demasiado complicado de hacer, intenta «mirar en la dirección opuesta a donde quieres ir». Por ejemplo, si quieres surfear a la izquierda, mira a la derecha de la ola para asegurarte de que no hay nadie.
  • Escucha a los otros surfistas. Puede que oigas un «cuidado», o que alguien te silbe. Mantén la cabeza en alto y sé consciente de lo que pasa a tu alrededor.
  • Sate de la ola. Una vez que te pones de pie y te das cuenta de que te has dejado caer por alguien, no es demasiado tarde para arreglar tu error. Probablemente puedas pasar por encima del brazo de la ola sin molestar al surfista que tenía prioridad.

3. No «Serpentear o Snake»

La «Serpiente» es a menudo percibida como una de las peores cosas que puedes hacer en el agua, esta feo… Además, normalmente lo hacen surfistas experimentados que saben exactamente lo que hacen. Rara vez haces una «serpiente» por error. Si eres un principiante, esto puede que no te preocupe por un tiempo, pero es bueno saberlo para el futuro.

El serpenteo se hace de la siguiente manera: El surfista A ha esperado su turno y comienza a nadar por una ola entrante. El surfista B (la serpiente), espera que el surfista A se concentre en posicionarse para la ola, luego nada dentro, más cerca del «pico», y luego reclama la ola. Cuando ambos surfistas se paran en la ola, parece que el surfista A es el que tiene la ola que le pertenecia al surfista B, cuando en realidad es él que tiene el derecho de paso.

Nota 1: La mayoría de los surfistas en el agua saben quién es la serpiente y quién no.

Nota 2: No hay nada malo en dejarse caer por una serpiente, pero tened cuidado con algunos surfistas que pueden ser bastante agresivos.

Nota 3: En algunos lugares, los surfistas «locales» podrían considerar que tienen prioridad para cada ola. Ver Regla #7: Respetar a los locales, para más detalles.

4. La remontada por un sitio seguro y evitar la línea de otros surfistas.

Cuando vuelves de coger una ola, tienes que hacerlo de la mejor forma posible para evitar estar en «la línea» de otros surfistas. No nades donde la mayoría de las olas rompen y donde muchos surfistas cogen las olas.

En su lugar, nada mar adentro, por el canal (corriente) si lo hay, o a través de la espuma. A veces es difícil hacerlo en los beach breaks, ya que las olas rompen por todas partes, pero normalmente hay zonas donde hay menos surfistas.

Si vuelves al mar para coger una ola extra, puedes encontrarte frente a un surfista que se dirige hacia ti. Debes tratar de evitar interponerte en su camino, ya sea remando hacia el «agua blanca» (la «espuma» blanca que aparece después de que una ola ha roto), o remando más lejos en el brazo de la ola si es posible.

Los surfistas más experimentados harán todo lo posible por evitarte, pero también debes hacer lo que puedas para no molestar a otros surfistas, por la seguridad y diversión de todos en el agua.

Al final todo se resume en alejarte de la zona donde estan cogiendo olas para la remontada.

5. Espera tu turno

Los spots con olas constantes y en el mismo sitio, como «reefbreaks» y «pointbreaks», ofrecen a los surfistas la posibilidad de «tomar turnos». Tomar turnos significa que los surfistas «esperan en fila» y cogen una ola tras otra.

El que haya esperado más tiempo se sentará al final de la fila, más cerca del pico, y será el siguiente en coger una ola, sin molestar a los otros surfistas. El surfista que vuelve a subir después de coger una ola se sentará respetuosamente al final de la línea y será el último del grupo en nadar por una ola. Si una ola pasa y nadie del grupo la ha atrapado, los surfistas que vuelven a subir pueden intentar atraparla, aunque estén al final de la línea.

Los descansos en la playa son diferentes, ya que tienen varias rompientes. Cada zona puede tener su propio punto, así que toma nota de esto si cambias de lugar en el agua.

No seas el «codicioso longboarder». Cuanto más grande es una tabla de surf, más permite coger las olas con antelación, y por lo tanto más lejos de la costa que otros surfistas con tablas cortas. Incluso si puedes atrapar las olas más lejos y más temprano, eso no te da derecho a atrapar todas las olas. ¡Si no tomas tu turno, alguien te lo dirá!

Si remas una ola pero no la coges, tienes que volver al final de la línea. Has esperado pacientemente tu turno, llega la ola, nadas, pero no la coges ¡Todo para nada! Desafortunadamente, no se te permite coger la siguiente ola porque ya has «desperdiciado» la última ola. Nadie más del grupo lo había cogido. Si terminas surfeando o no, no es problema de otros surfistas.

6. Comunícate con los otros surferos

Debes comunicarte con otros surfistas cuando varios de ellos están remando por la misma ola: «¿Vas a la derecha o a la izquierda?» Deja que otros surfistas sepan tus intenciones cuando sea necesario.

Adviértales de su presencia cuando algunos de ellos están remando en una ola que ya ha cogido otro, para evitar colisiones.

7. Respetar las «Premisas»

Respeta a los demás y serás respetado a cambio.

Un surfista se considera generalmente «local» cuando ha estado surfeando en un determinado punto durante un largo período de tiempo.

Presta atención a la forma en que funcionan las cosas en el agua cuando surfeas en un nuevo lugar. Aunque las reglas básicas de este artículo se aplican en casi todos los países, algunos locales pueden tener su propia versión de la ética del surf. Y esto es importante. Por ejemplo, en algunos lugares, los locales consideran que tienen prioridad sobre cada ola. Tómate tu tiempo, observa las variaciones y acepta las reglas específicas de la región ¡Si no lo haces, podrías llevarte una desagradable sorpresa!

8. Mantente en posesión de tu tabla siempre

No sueltes tu tabla de surf, podría herir a otro surfista, especialmente cuando el lugar de surf está ocupado.

Cuando una pared de espuma se acerca a ti, puede ser tentador tirar tu tabla y sumergirte bajo ella. Tu tabla de surf podría golpear a alguien nadando detrás de ti.

Si eres un principiante, esto es aún más importante, ya que probablemente tienes una tabla de surf enorme y pesada, que puede lesionar seriamente a otro surfista si le das en la cabeza. No siempre es fácil, pero es mejor probar la técnica del «agarre hasta morir», o el «Turtle Roll».

Los demás te lo agradecerán.

9. Di «lo siento» si te equivocas

Este consejo generalmente no está incluido en la ética del surf, pero es bueno saberlo.

En la mayoría de los casos, los surfistas experimentados son capaces de decir si un error fue intencional o no. Si terminas «cayendo» en la ola de alguien, simplemente disculparte puede hacer una gran diferencia y reducir la tensión en el agua.

La mayoría de los surfistas probablemente dirán «no te preocupes» (si haces lo posible por no volver a hacerlo). Algunos surfistas, como cualquier grupo de personas, están frustrados con la vida en general y pueden insultarte. Bueno, así es la vida…

10. Sé una buena persona: Diviértete, sé paciente y sobretodo respeta las reglas del Surf 😛

Como en cualquier área de la vida, mantener una actitud positiva y disfrutar del momento te recompensará. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para que la experiencia de los demás sea aún mejor.

No tires la basura al suelo, e incluso recojas a la gente que lo ha hecho.
Ayuda a otros surfistas si ve que están en problemas.
Sé paciente y comparte las olas. Se sorprendería de cómo un comentario como «¡Esta ola es tuya! «puede hacer toda la diferencia.

Mantén una actitud positiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *